MARMITAS DE GIGANTE EN LA NAVATA

MARMITAS DE GIGANTE EN LA NAVATA

Los Lugares de Interés Geológico (LIG) se definen como zonas de interés científico, didáctico o turístico que, por su carácter único y/o representativo, son necesarias para el estudio e interpretación del origen y evolución de los grandes dominios geológicos españoles, incluyendo los procesos que los han modelado, los climas del pasado y su evolución paleobiológica. Son, por tanto, las formaciones y estructuras geológicas, formas del terreno, minerales, rocas, meteoritos, fósiles, suelos y otras manifestaciones geológicas, que permiten conocer, estudiar e interpretar el origen y evolución de la Tierra, los procesos que la han modelado, los climas y paisajes del pasado y presente y el origen y evolución de la vida.

El Inventario Español de Lugares de Interés Geológico (IELIG) constituye una infraestructura de conocimiento y gestión del patrimonio geológico español que permite identificar y proporcionar información precisa y actualizada sobre áreas o enclaves de interés pertenecientes a las unidades geológicas más representativas de España y a los contextos geológicos españoles de relevancia mundial, tanto para su conservación, como para su uso científico, didáctico y turístico sostenibles.

Las marmitas de gigante o bodones del río Guadarrama su paso por La Navata no están incluidos y descritos en el IELIG pero creemos que tienen un gran atractivo e importancia geológica como para describirlos en una ficha didáctica.

LOCALIZACIÓN DE ESTE LIG

Este lugar de interés geológico se encuentra en La Navata (Galapagar) dentro del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama y su Entorno.  (Latitud 40º 36´ 15,98´´N; Longitud 3º 59´ 11,06´´W; Coordenada X: 416547,11; Coordenada Y: 4495315,12). Además de acceder en vehículo privado, también puedes llegar en transporte público; la línea de autobús 632, 634, 635 y de tren C10,  C3A y C8 nos permiten aproximarnos a este enclave.

Se encuentra próximo al denominado “Mirador del Río” al que se accede por un camino en la margen derecha del río Guadarrama, que surge desde el aparcamiento situado en la intersección de la Calle de la Llama con la Calle Faustino Martínez. Las rutas 4, de Galapagar a La Navata y la Ruta 5, de Torrelodones a La Navata, pasan próximas a este lugar.

¿CÚAL ES EL INTERÉS GEOLÓGICO DE ESTE LUGAR?

Texto extraído íntegramente con permiso de los autores de: DÍEZ, A. Y MARTÍN-DUQUE, J.F. (2005). Las raíces del Paisaje. Condicionantes geológicos del territorio de Segovia. En: ABELLA MARDONES, J.A. et al. (Coords.), Colección Hombre y Naturaleza, VII. Ed. Junta de Castilla y León, 464 págs. ISBN 84-9718-326-6.

Las marmitas de gigante son cavidades, más o menos cónicas, hemiesféricas o cilíndricas, situadas en sustratos rocosos de cauces fluviales y sus márgenes, producidas principalmente por la abrasión de las rocas del lecho por cantos y arenas que giran en turbulencias y remolinos dentro de la cavidad.

Con frecuencia, las cavidades, inicialmente cónicas y poco profundas, evolucionan con el tiempo a otras cilíndricas y hemiesféricas de tipo ‘cubeta’, ‘marmita’ o ‘caldero’, y de ahí sus diversas denominaciones; también se refieren comúnmente como ‘pozas’, ‘pilones’ y en algunos casos como ‘bodones’. Además de su interés científico y educativo, este tipo de morfologías constituyen elementos naturales de gran valor natural y recreativo. Estos ‘accidentes’ en el curso de un río o arroyo suelen formarse en canales fluviales que circulan directamente sobre rocas, a diferencia de los que lo hacen sobre sedimentos sueltos, no consolidados ni cementados. Normalmente se encuentran sobre rocas ígneas o metamórficas, aunque también aparecen en otro tipo de canales que circulan sobre rocas sedimentarias. Otros factores para su formación son la existencia de una cierta pendiente, lo cual ocurre sobre todo en zonas de montaña, y la presencia en las rocas de una serie de discontinuidades más o menos verticales (fallas, diaclasas, etc.) que producen saltos y turbulencias del agua en el lecho.

La conjunción de estas tres características, junto con una dinámica torrencial, acaban por originar las marmitas. Los cauces o canales de ríos y arroyos que discurren sobre roca siempre tienen una cierta proporción de sedimentos en el lecho, como arenas, gravas, cantos y bloques. Estos materiales permanecen inmóviles la mayor parte del año; sin embargo pueden ser puestos en movimiento por corrientes de agua que alcanzan gran energía en periodos de crecidas torrenciales, tal y como ocurre en esta zona del Parque Regional en otoño y primavera. Arenas, gravas, cantos y bloques son entonces movilizados enérgicamente por las corrientes. Estos materiales, en su movimiento, comienzan a ‘chocar’ contra el propio lecho rocoso del río o arroyo, desgastándolo y erosionándolo, hasta quedar prácticamente pulido. A este proceso se le denomina ‘abrasión’, que se concentra y es mucho más efectiva en aquellas zonas donde existen discontinuidades (roturas) o zonas de debilidad, tales como fallas y diaclasas (donde la roca es más frágil al haber sido fragmentada). La acción abrasiva que ejercen los bloques en movimiento ensancha esas discontinuidades, y comienza a formar cavidades.

Proceso de formación y evolución de una marmita de gigante asociada a una diaclasa en el lecho rocoso de un río. Inicialmente, la pequeña irregularidad del lecho produce incipientes movimientos turbillonares que generan el progresivo agrandamiento del hueco; a medida que aumenta el tamaño del hueco en el lecho, los remolinos hacen girar los cantos y arenas del interior, contribuyendo al ensanchamiento y profundización de la marmita. Cuando el río disminuye su caudal durante el estiaje, parte de estos cantos y arenas pueden reconocerse en el fondo de la marmita.
Marmitas de gigante asociadas a discontinuidades (diaclasas) marcadas en azul.

Una vez que una cavidad ha comenzado a formarse, numerosos cantos y bloques quedan atrapados en su fondo, donde permanecen en reposo durante la mayor parte del año. Pero cada vez que existe una nueva crecida torrencial comienzan a moverse violentamente en espiral o en remolinos (formando nuevos movimientos turbillonares) que actúan como si fuera una máquina perforadora. En este movimiento, los cantos y bloques chocan sobre todo con la base de las paredes y el fondo de la cavidad, desgastándolos y otorgándolos la característica forma de ‘marmita’ o ‘caldero’. Eventualmente, los cantos y bloques que ejercen la acción abrasiva en la cavidad también se desgastan. Algunos incluso llegan a partirse. Pero sus aristas se suavizan y redondean nuevamente por su choque con las paredes de la cavidad u otros clastos. Y así sucesivamente, hasta quedar convertidos en arena que finalmente abandonará la cavidad. Otros nuevos clastos ocuparán su lugar, y continuarán perforando el fondo del canal rocoso.

Bloque de grandes dimensiones atrapado en una marmita de gigante (flecha azul).

APADRINA UNA ROCA

Se trata de un programa gratuito de voluntariado, que busca la conservación y seguimiento del patrimonio geológico español. A través de un sencillo sistema de registro, te proponen que “apadrines” un lugar de interés geológico que, por su valor científico, didáctico, divulgativo o turístico, merece la pena ser conservado. Si aceptas ser «padrino o madrina de una roca”, adquirirás un compromiso mínimo con el Lugar de Interés Geológico (LIG) que hayas elegido, que sin embargo ayudará enormemente a su conservación. Puedes obtener más información sobre este programa en http://www.igme.es/patrimonio/apadrinaunaroca.htm

PARA SABER MÁS

Díaz-Martínez, E. & Rodríguez Aranda, J.P. (2007). Itinerarios geológicos en la Comunidad de Madrid. Colección Guías Geológicas. Instituto Geológico y Minero de España. Ministerio de Educación y Ciencia.

Díez Herrero, A. & Martín Duque, J.M. (2005). Las raíces de paisaje. Condicionantes geológicos del territorio de Segovia. En: ABELLA MARDONES, J.A. et al. (Coords.), Colección Hombre y Naturaleza, VII. Ed. Junta de Castilla y León, 464 págs. ISBN 84-9718-326-6.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *